Elijo el arco iris, la magnífica exposición de una mujer valiente

Yo era mejor madre antes de ser madre. En mi cabeza todo tenía un sentido, una razón, un por qué. Todo rodaba y funcionaba en correcta sincronía. No es que fuera perfecto, en mi imaginación había llantos, cacas, noches de insomnio, discusiones, dolor, puntos de sutura…” Esto dice Lucy Chibimundo, una madre valiente, con una sensibilidad a flor de piel, que decidió poner letras y dotar de contenido su experiencia vital, la de ser madre. Contar la propia historia de uno nunca es fácil y tiene un gran valor, eso es lo que ha hecho Lucy con su libro Elijo el arcoíris.

¿De qué trata Elijo el arco iris? Pues hablamos de un relato demoledor sobre la depresión de una mujer que decidió ser madre y cargó con su dolor de alma por un duro y sinuoso camino. “Nadie me ocultó las cosas malas de la maternidad”, cuenta Lucy. “Pero también había muchas cosas que nadie me había contado. O quizás nadie había vivido”. Este libro es el fiel retrato de una superviviente, que emergió de entre sus cenizas y logró vencer la oscuridad.

Basta repasar las páginas de Elijo el arco iris (qué hermosura de título) para abrir muy bien los ojos, abrir también las cortinas que cubren el corazón y aspirar el aire tan puro y real que desprende el libro. Lean:

“Tú habías comenzado a caminar hace poco y querías explorarlo todo: lo que estaba a tu alcance, lo que no, la velocidad, el cambio de dirección, de sentido… y con eso te bastaba. Solo moverte era la felicidad máxima. Yo, tirada en el sofá, con la tele encendida sin verla y los ojos puestos en ti sin verte. Luchando por hacer el mínimo movimiento de respirar para mantenerme viva. Y me desgastaba horrores ese movimiento. Gracias a que es automático de vez en cuando el cerebro obligaba a mis pulmones a lanzar un suspiro. Y de esa manera continuaba la tarde”.

El capítulo llamado “Daría la vida”, en las páginas finales, resulta aleccionador y llena de vida todos los huecos y realiza una monumental y aleccionadora declaración de intenciones:  “Porque le pongas entusiasmo a vivir y jamás derroches un segundo de esta maravillosa oportunidad que, como un milagro, creció dentro de mi vientre y resultaste ser tú”.

Los seres vivos sentimos, las personas, además, tenemos la atribución y el privilegio de poder decirlo, y Lucy lo dice con una claridad meridiana, pura y cristalina. De entre todos los colores que la vida te pone en exposición, ella lo tuvo muy claro: Elijo el arco iris. Eligió vivir.

@butacondelgarci