El comunitarismo y sus fronteras, de Sammy Jacobo Abaud, un libro para no perder referenc

El objetivo de toda teoría política debería ser construir un plano de coordenadas para ayudar a los ciudadanos a orientarse mejor respecto a los modos de organización que más fomentan su felicidad personal, lo asegura Sammy Jacobo Drobny Abaud (Santiago de Chile, 1986), que encara algunas de las preguntas esenciales que solemos hacer casi a diario. Y de eso trata El comunitarismo y sus fronteras (Editorial Universo de letras), un excelente libro que plantea un sinfín de sensatas cuestiones sobre la filosofía política y lo hace desde un prisma sencillo, una esquina diferente, aunque reconocible; Sammy realiza una magnífica reflexión sobre conceptos básicos que se cruzan en nuestra vida: lo público, la familia, el tiempo, la propiedad, la información, la nación…

En El comunitarismo y sus fronteras, primer ensayo de filosofía política de Sammy Drobny, y el autor pretende reflexionar, cuestionar y plantear alternativas al mundo globalizado, inequitativo y apegado al consumo que impera como mantra en los cinco continentes. Y lo hace de una manera sencilla, a la vez que nos hace parar en seco con el fin de que meditemos sobre ciertas cosas que nos afectan en lo cotidiano, en nuestro día a día.

Analista político y licenciado en Historia por la Pontificia Universidad Católica de Chile, Sammy Jacobo Drobny Abaud escarba en el alma de la gente y con su magnífico ensayo nos llena los espacios vacíos que en la sociedad que nos tocó vivir y apenas nadie ocupa.

Es una auténtica delicia leer cómo Drobny Abaud aborda apartados sobre el hombre y la mujer y su desigualdad histórica; sobre su particular visión de un triángulo (matrimonio con una amiga añadida); sobre la propiedad del hombre y su familia; o su definición en cuanto a los regímenes totalitarios; también encara de frente un tema tan fundamental como es la educación; sobre el dinero o, de manera directa como un disparo de flecha, sobre la Libertad (en mayúscula). Al respecto, en El comunitarismo y sus fronteras, Sammy Drobny dice: “La libertad no es la desadaptación constante del hombre a nuevos modos de existencia, sino el despliegue de los talentos y potencialidades humana en pos del interés colectivo en un ambiente colaborativo”. Y esto es una verdad tan grande como un templo.

@butacondelgarci