Nadie se burla del Leeds de Bielsa
Por en

Nadie se burla del Leeds de Bielsa

El Leeds ya no es ingenuo ni le divierte a algunos descalificadores seriales en Inglaterra. Cero a Cero. Así terminó Leeds vs Manchester United. Extraño resultado para este equipo campeón de Segunda División en un merecido viaje de egresados por la Premier League.

Dicen que saber de fútbol es saber de jugadores.

El ‘Flaco’ Menotti expresaba: «Decime quién juega de central, ¿Beckembauer o mi tía ?».

Y al Leeds no le sobran los nombres propios. Le sobra actitud, pertenencia a un club, a una ciudad, a un grupo de jugadores y a un técnico.

Arrancó en la Premier frente al campeón Liverpool, remontó tres veces el marcador adverso y cuando todo terminaba, el fichaje estrellado, el tal Rodrigo cometía un tonto penal que le dio la victoria a Liverpool por 4 3. Pero todos reconocieron que Leeds había jugado un gran partido, sin temor, audaz, en la línea de los postulados de Bielsa, su técnico.

Y así siguió su decente camino por la Premier. Con su búsqueda inquebrantable de protagonismo, jugando contra el primero o contra el último. Y jugó mejor o peor, pero ese rumbo no se alteró nunca.

Protagonismo o nada. Y con esa premisa, se convirtió en uno de los equipos más atractivos de la Premier.

Hasta que jugó con el United. Y fue superado; pero, como Rocky, puso la cara una y otra vez. No tuvo miedo, pero el rival fue mejor y perdió 2-6. Los de siempre que están agazapados, esperando pegarle al espíritu amateur que detestan, se burlaron del Leeds diciendo despectivamente «que era divertido jugar contra el Leeds», por la cantidad de goles que recibía, obviando los que marcaba.

Supo recuperarse el equipo de Bielsa. Fue encontrando soluciones a los balones aéreos que llegaban a su área y parecían penales en contra. Encontró el reemplazo de su central Koch, lesionado, en el menos pensado, Llorente. Dallas, su mejor jugador,  pasó al medio con Phillips y blindaron el mediocampo. Rafinha, el delantero brasilero, mostró su calidad de a ratos, pero decisivos… Ayling, el optimista, hacia cierto aquello que el fútbol es un estado de ánimo contagioso. Bamford, un centro delantero indescifrable, con jugadas de Van Basten y otras de oficinista, marcó 14 goles, muchos más que en Segunda Division.

El Leeds alcanzó una máxima de los buenos equipos de fútbol: ya recitan su alineación de memoria. Se estabilizó el equipo, encontró el aplomo justo y lucieron sus pocos nombres propios .

‘Alambre’ Meslier, su joven portero francés, es una de sus bazas a sus increíbles 20 años. Pascal, que era suplente, ahora está en el equipo titular y la rompió contra el Manchester United.  Dallas, su mejor jugador junto a Phillips, el mediocentro. Rafinha, el delantero gaucho que juega a ráfagas,  pero siempre realiza jugadas decisivas. Y Ayling, con quien cualquiera iría a la guerra. Y el resto para dejarlo todo, caiga quien caiga.

Algo curioso. En un equipo que en el 99% de sus partidos ganó siempre la posesión de balón y en remates al arco, las figuras del domingo pasado contra el Manchester United fueron los centrales y todo el esquema defensivo. Bielsa dijo que, tal como ocurrió en estos tres últimos partidos contra los mejores equipos, Manchester City, a quien ganó con algo de suerte, Liverpool y el United con quien empató, que su equipo hizo un tremendo esfuerzo para compensar la mayor calidad técnica de sus calificados rivales.

Y es cierto. Se notó en la posesión que no tuvo, en las pocas opciones de gol que pudo generar  y no por haber renunciado a ello, sino porque el rival lo llevó a esa situación. Sin embargo, aún en inferioridad, no se resignó nunca a ceder el protagonismo y la búsqueda. Por eso pudo ganar al City con 10 hombres, algo de suerte y mucho de actitud.

Y ahí va el ex ingenuo Leeds. Noveno en la tabla de posiciones, consolidado en la Premier, casi sin nombres propios, pero con un sentido de pertenencia y un espíritu amateur destacables.

El profesor al mando es un tal Marcelo Bielsa. Él logró este milagro: Espíritu Amateur ante todo, búsqueda ofensiva innegociable, igualdad de oportunidades para todos, la vara bien alta en los objetivos, un grupo de jugadores/alumnos que matan por él y por cada uno de sus compañeros, son las razones por las cuales un equipo con tan pocos nombres propios destacados logra el mejor resultado: el de ser uno de los equipos más atractivos de seguir de la Premier.

Y eso es un verdadero logro, como fue el ascenso a la Premier el pasado año después de 16 años de ausencia. Algo que no se olvidará por mucho tiempo en Elllan Road.

Marcelo Bielsa, en el cenit de su trayectoria como educador de este maravilloso hecho cultural y deportivo llamado Fútbol.

Carlos Salgado